100 ACTIVIDADES SENCILLAS PARA TRABAJAR CON PERSONAS MAYORES

100 ACTIVIDADES SENCILLAS PARA TRABAJAR CON PERSONAS MAYORES Y PEQUEÑAS

Una amiga me pidió que le indicara algunas actividades para hacer con su madre y su padre y de ahí surgió la idea de escribir un artículo para aportar sugerencias a otras personas que puedan necesitar lo mismo.

Algunas de las actividades llevan a un enlace (las que tienen un subrayado) donde están explicadas ampliamente y otras se desarrollan al lado del título que les he dado.

Todas las actividades son intergeneracionales y las podéis realizar en familia. Se incluyen algunas de habilidad, otras de atención y memoria, de lenguaje, de números, de reminiscencias. Suelo poner la forma más sencilla y cómo complicarlas para adaptarnos a las distintas situaciones de las personas. Podéis ir intercalándolas para trabajar estos aspectos con otras de actividad física y plástica y las rutinas diarias en casa.

¡Deseo que os resulten útiles!

1.- Lectura de relatos cortos, sólo por el placer de disfrutar, sin preguntas. Siempre pueden dar pie a activar recuerdos y generar conversación sobre ellos. Los puede leer cualquier miembro de la familia al resto o incluso turnarse. Podemos fijar un rato de lectura al día e incorporar esta actividad a la rutina.

2.- Garbanzos y lentejas. La actividad consiste en separar estas legumbres o más (habas, soja, guisantes) en recipientes diferentes. Otra posibilidad es utilizar diferentes tipos de pasta o mezclarla con las legumbres. Podemos cogerlas con los dedos, con una pinza de depilar o de la ropa, una cuchara, unos palillos chinos o incluso aspirando el aire a través de una pajita.

3.- ¿Qué hay debajo del pañuelo? Una actividad de atención y memoria que se puede realizar con pocos o muchos objetos dependiendo de la dificultad que queremos darle. El juego consiste en ver los objetos un tiempo determinado, taparlos y recordarlos por escrito de forma individual u oralmente en grupo.

4.- Ver álbumes de fotos. Y comentar quién sale en ellas, las circunstancias y dónde fue tomada la fotografía, qué tiempo hacía, si sucedió alguna anécdota divertida … y dejar fluir la conversación y los recuerdos.

5.- ¿Dónde está la bolita? Juego de atención donde hay que descubrir debajo de qué vaso se oculta la bola.

6.- Los nombres. Consiste en adivinar qué nombre de persona hemos pensado desvelando la letra inicial y si es de hombre o mujer.

7.- 1, 2, 3 … sota, caballo y rey. Juego de cartas que se puede jugar tanto en solitario como en grupo.

8.- Puntos y rayas. Divertido juego de cerrar cuadrados que sólo precisa de un papel y bolis o lápices de colores.

9.- Helado con fruta congelada y yogur. Helado al instante. Para elaborarlo necesitamos fruta madura congelada en trozos y un yogur natural. Lo metemos en una batidora que pueda picar hielo y al momento tenemos un helado cremoso y saludable para degustar. Si lo hacemos con plátano, no es necesario añadir yogur. ¡Sano y delicioso!

10.- Globo tenis. Una divertida actividad donde el objetivo principal es que no se caiga el globo. Añadimos dificultad usando un matamoscas y cambiando de mano.

11.- 7 y medio. Entretenido juego de cartas donde hay que sumar 7 y medio o acercarse lo más posible y no pasarse. Las cartas de la baraja valen lo que marcan salvo la sota, el caballo y el rey que cuentan medio punto. Se da una carta boca abajo a cada jugador que puede seguir pidiendo cartas hasta que considere oportuno. Cuando tod@s han acabado de pedir se muestran las cartas. Se puede jugar a 5 puntos y la persona que más se aproxime al 7 y medio gana un punto. Si alguien consigue 7 y medio gana la partida y si dos personas obtienen la misma puntuación, gana punto la que la haya conseguido pidiendo más cartas.

12.- Mirar un libro de recetas. Cogemos un libro de recetas tradicionales o de postres y nos ponemos a mirar los nombres y las ilustraciones, comentamos lo que más nos gusta, cómo se cocina, qué le da ese toque especial al hacerlo y ya puest@s, podemos pararnos en alguna que nos tiente especialmente, ver si tenemos los ingredientes y prepararla. Otra idea es anotar en una libreta esas recetas de familia tan sabrosas y especiales y conservarla o regalarla.

13.- Juego de parejas de cartas o Memory. Consiste en recordar dónde estar dos cartas iguales colocadas boca abajo. Se ponen todas las cartas con el dibujo hacia abajo. Una persona levanta dos cartas. Si son iguales, se las queda y levanta otras dos. Y así hasta que no haga pareja, momento en que pasa el turno a la siguiente persona. Cuando ya no queden más cartas, cada jugador cuenta sus parejas y gana quien tenga más. Si las personas están aprendiendo a jugar, se puede pasar el turno en cuanto hacen una pareja. Si les cuesta mucho, se puede jugar con las cartas boca arriba. Si no tenemos cartas especiales podemos hacerlas con un par de folletos o incluso jugar con una baraja a juntar los números iguales. Aquí os dejo el enlace a un juego de parejas que os podéis descargar en el móvil o una Tablet.

14.- Refranes. Podemos jugar a recordar refranes y frases hechas que conocemos o buscar una selección en internet e ir diciendo el principio del refrán para que el resto de participantes lo completen. Si queremos complicar el juego, decimos el final y hay que acertar el principio. También podemos comentarlos y opinar si estamos de acuerdo o no con lo que dicen. En internet podéis encontrar montones. Aquí un enlace a 90 refranes cortos y sencillos.

15.- Escuchar el silencio con los ojos cerrados. Cerrar los ojos durante unos minutos y escuchar atentamente, memorizar los sonidos que hemos escuchado y al abrir los ojos, escribirlos o decirlos en grupo. También podemos comentar cómo nos hemos sentido, qué sonidos nos han llamado más la atención, …

16.- Deletreo y números del derecho y del revés. Consiste en pedir que nos deletreen palabras o deletrearlas para que las adivinen. Parecido con los números: decir cifras y componer el número o pedir que nos digan las cifras de un número. Y lo mismo, al revés.

17.- Caminar con algún objeto en la cabeza. También se puede hacer sentad@ moviendo la cabeza sin que el objeto se caiga. Podemos utilizar: una tela, un papel, una revista, un libro, un lápiz, una naranja, un cuenco de plástico … o experimentar con cualquier otra cosa que se nos ocurra. Podemos hacerlo al son de una música o de palmas, más despacio, más deprisa y si queremos complicarlo aún más, incluimos levantar una pierna y luego otra, ídem con los brazos, girar sobre sí mism@s, bailar …

18.- Juego de pelota y memoria. Consiste en repetir los gestos que hagamos con la pelota e ir sumando más y más siguiendo un orden de juego. Si resulta muy complicado, con repetir los gestos llega. Ej. de gestos: llevar la pelota con las dos manos a la nariz, Subirla por encima de la cabeza con los brazos estirados, pasar la pelota de una mano a otro, botarla, lanzarla al aire y dar una palmada antes de recogerla, dar un toque con la cabeza …

19.- No tarta de la abuela. Un postre exquisito elaborado de forma individual al gusto de cada cual y sin horno, cocina o micro.

20.- Adivinar un personaje famoso. Una persona piensa en un personaje famoso que conozca bien y el resto le hace preguntas que sólo puedan ser contestadas con sí o no. Ej: ¿es mujer?, ¿es cantante?, ¿está viv@?, ¿es francés?, ¿es artista? ¿vive en Madrid? …

21.- Buscar letras y palabras en un periódico. Cogemos un periódico y podemos buscar las “a” que haya en una noticia y contarlas o rodear las vocales y tachar las consonantes, buscar nombres propios, las mayúsculas, verbos, lugares, palabras que contengan un determinado número de letras, palabras que encierren sílabas concretas …

22.- Preguntas de cultura general. En este juego es muy importante adaptarse a los conocimientos de las personas con las que jugamos ya que, si no, se frustrarán por no poder contestarlas. Ejemplos de preguntas que podemos hacer con un nivel básico: deletrear palabras, operaciones sencillas, sinónimos y antónimos, estaciones del año, vocales, nombres de los dedos de las manos, días de la semana, colores del arco iris, meses, el abecedario, refranes y su significado, palabras que empiezan o acaban por una letra, adivinanzas, familias de palabras … Aquí, unas preguntas con respuestas de nivel de Educación Primaria. Aquí, varias preguntas más difíciles con sus respuestas. Y aquí, más.

23.- El burro. Un juego de cartas sencillo. Antes de repartir todas las cartas entre todas las personas participantes se quita un caballo. Cada quien mira sus cartas y separa las parejas que encuentre: as con as, rey con rey … Cuando no se puedan hacer más parejas, la persona que comienza coge sin mirar una de las cartas de su compañer@ de la derecha y si hace pareja con ella, la coloca junto a las demás parejas y si no, se la queda. Y así sucesivamente. Pierde quien se queda en la mano con el caballo que no tiene pareja.

24.- Repetir al derecho y al revés: nombre + apellidos, estaciones del año, vocales, nombres de los dedos de las manos, días de la semana, colores del arco iris, meses, el abecedario …

25.- Chapas. Una actividad divertida a la que podemos jugar encima de una mesa sin agacharnos en el suelo. Hacemos un circuito sobre papel corrido o periódicos o bien con alguna cinta que se despegue fácilmente y marcamos el punto de salida y la meta, añadiendo también varios obstáculos que haya que sortear. Cogemos las chapas y hacemos carreras con ellas jugando por turnos. Gana quien llega antes a la meta.

26.- Discriminación auditiva. Preparamos varios objetos que produzcan algún sonido y algún instrumento si disponemos de él. Los presentamos a las personas que participen y les mostramos cómo suenan. Luego, les pedimos que cierren los ojos y escuchen atentamente para decir cuál está sonando. Más fácil con pocos sonidos y muy diferenciados y más complicado con múltiples sonidos parecidos. Sugerencias: mortero de madera o de metal, un par de cucharas, un trozo de papel que arrugaremos o rasgaremos, un bote pequeño con alguna legumbre dentro, unas tapas de ollas, palmas, pitos con los dedos, pataleo en el suelo, una campanilla, un pandero, un silbato … Se puede comentar qué sentimos al escuchar los distintos sonidos, cuáles nos agradan y cuáles no, qué recuerdos nos traen. En Internet podemos encontrar audios con sonidos que también podemos utilizar, como éste, de distintos ambientes.

27.- Lectura de relatos con preguntas sobre los mismos. Se lee algún relato corto y se hacen preguntas concretas sobre lo que se cuenta en los mismos. ¿Quién protagoniza la historia? ¿Qué ocurre? ¿Cómo acaba? ¿Te ha gustado? ¿Añadimos personajes? ¿Le pondrías otro final?

28.- ¿Qué carta hemos cambiado? Ponemos unas cartas de la baraja boca arriba sobre la mesa. Dos, si queremos que la dificultad sea bajita y más si queremos hacer el juego más complicado. Dejamos que las personas con las que jugamos las vean y memoricen y a continuación les pedimos que cierren los ojos y mientras, cambiamos una de las cartas. Al abrir los ojos, nos tienen que indicar qué carta hemos cambiado. Y si recuerdan cuál era la que estaba

29.- Juego de contar. Contamos del 1 al 100 del derecho y del revés (del 100 al 1) y hacemos lo mismo contando de 2 en 2, de 3 en 3, de 5 en 5, de 10 en 10, de 50 en 50 hasta 500, de 100 en 100 hasta 1000.

30.- Escuchar la radio. Se trata de coger la radio y hablar sobre ella y el acompañamiento a lo largo de la vida, los programas y la música y todos los recuerdos que evoca, de permitir buscar emisoras conocidas y pararse en ellas, de conocer los gustos actuales y facilitar que la escuchen.

31.- Adivinanzas. Se trata de poner en marcha la mente y dedicarse a solucionar adivinanzas. Os dejo algunas: “Adivina, adivinanza. ¿Cuál es el bichito que pica en la panza?” (El hambre). “Dos hermanos sonrosados, juntos en silencio están. Pero siempre necesitan separarse para poder hablar” (Los labios). “Le sirve de puerta al frio y al fuego, es final en nombres rusos y mediadora en oferta” (La letra “f”) .Y un enlace aquí a muchas más.

32.- De la Habana ha venido un barco … cargado de palabras que empiezan por la letra “a”: aviones, acero, avellanas, ardillas, avestruces, alojamientos, … También puede venir cargado de animales, frutas, profesiones … Para añadirle emoción, podemos pasarnos una pelota sin seguir un orden fijo y la persona a la que se le envía tiene que estar más atenta para recogerla, decir otra palabra y lanzarla a su vez.

33.- Torres de vasos de cartón o plástico. Si no tenéis vasos, podéis usar una baraja de cartas, piezas de madera o incluso, azucarillos. Consiste en montar una torre lo más alta posible sin que se caiga. Puede hacerlo cada persona a nivel individual o de forma cooperativa entre tod@s l@s participantes.

34.- Conversar sobre temas del pasado y tradiciones: el lugar de nacimiento, la infancia y la familia, las celebraciones típicas en el campo o la ciudad, el colegio, el amor y las parejas, la música de la época, los trabajos a lo largo de la vida, la moda, los viajes y excursiones, radio, películas y programas de la tele … Podemos acompañar la actividad con fotos, música u objetos de la época que puedan facilitar los recuerdos.

35.- Juego del espejo. Ponerse enfrente e imitar lo que hace una persona: rascarse la nariz, guiñar un ojo, hacer un saludo con una mano, tocarse la barriga, levantar una pierna… cualquier gesto que se nos ocurra, pero en espejo. Si resulta muy difícil, nos ponemos al lado y se pueden copiar más fácilmente los gestos.

36.- Discriminación táctil. Buscamos distintas texturas que presentamos a las personas participantes. Luego, las tocarán con los ojos cerrados y tendrán que acertar cuáles son. Sugerencias de texturas: estropajo, lana, algodones, espuma, lija, harina, palos, piedras, arena, tierra, terciopelo, plástico, pétalos, agua, barro, legumbres y pastas, corcho, metal, … Más complicado cuantas más texturas y más parecidas. ¡Muy interesante comentar sobre las sensaciones que producen y los recuerdos que evocan!

37.- Preguntas con truco. Preguntas capciosas que exigen pensar antes de contestar.

38.- Stop o tutti-frutti. Necesitamos papel, boli y rapidez. El juego consiste en escribir palabras de distintas categorías que empiecen por una misma letra que hemos escogido previamente. ¡Seguro que habéis jugado alguna vez! Se puede hacer con pocas categorías sencillas o con muchas más complicadas. Sugerencias de categorías: nombre de persona, apellido, cosa/objeto, animal, comida, bebida, fruta y verdura/vegetal, marca, película, canción, ciudad y/o país/lugar …

39.- Contar y plas. Se trata de contar del 1 al 100 y cada vez que toca decir un múltiplo de 5 debemos callar y dar una palmada y seguir contando. Sería así: 1, 2, 3, 4, plas, 6, 7, 8, 9, plas, 11 … Podemos hacer lo mismo con múltiplos de 2, 3, 10 … Y si queremos hacerlo más sencillo sólo damos la palmada en números pares o impares. Por ej: 1, plas, 3, plas, 5, plas … o plas, 2, plas, 4, plas, 6 …

40.- Otro juego de pelota y memoria. Consiste en pasar la pelota y decir, por ej, un animal. La persona a la que se la hemos pasado debe decir ese animal, añadir otro y pasarla a la siguiente que cogerá la pelota, dirá los dos anteriores en orden y agregará otro y así sucesivamente. Por ej. gato, gato-león, gato-león-mono, gato-león-mono-conejo … Para personas con más dificultad para recordar, podemos pasar la pelota y decir uno o dos animales y que nos la devuelvan repitiendo esos animales.

41.- Familias de palabras. Son las palabras que se forman a partir de la misma raíz. Por ej. familia de palabras de flor: floristería, florista, florero, florido, florecer, flora, floricultura … Sugerencias para buscar las familias de palabras: calor, pan, carne, leña, jardín, casa, mar, libro, zapato, leche, color, camino, sal, pescado, fruta, árbol, aire, tierra, niño, caballo, papel …

42.- Puzles. Podemos hacerlos muy simples, recortando en dos mitades fotos de alguna revista o folleto o postales pequeñas o más complicados, recortando en varias partes una lámina grande. También podemos hacer puzles comerciales de muchas piezas, dependiendo de los gustos y habilidades de cada persona. Es una bonita actividad cooperativa intergeneracional.

43.- Memorizar una imagen. Presentamos una imagen de una revista o una foto o un cuadro, lámina o tapiz que tengamos en casa y hay que fijarse atentamente. A continuación, la tapamos y hay que describirla con la mayor precisión posible, intentando recordar todos los detalles.

44.- Carrera de bolis. Hacemos un circuito en un folio con salida, meta y obstáculos, cogemos bolis de colores y a correr …

45.- Hacer una lista de cosas que se pueden comprar en el supermercado con la letra m: melocotones, mermelada, melón, mantequilla, moras, miel, magdalenas, morcilla … Podemos jugar también a hacer listas de cosas que se pueden comprar en cualquier tienda: kiosko, floristería, mueblería, farmacia, papelería … Si no fijamos una letra, resulta más fácil hacer las listas.

46.- Peonzas. A lo mejor tenemos alguna por casa pero si no, podemos fabricarlas con un antiguo CD o un círculo de cartón pintado y con un agujerito pequeño en el medio donde insertaremos un lápiz. ¡Y a divertirse y probar todas las opciones posibles de hacerla bailar!

47.- Describir o representar imágenes. Cada persona coge una imagen (pueden ser recortadas de folletos y revistas) y tiene que describir o representar al resto lo que ve y las demás tienen que acertarla. Sugerencias de imágenes: un sombrero, una casa, una naranja, un tenedor, una trompeta, un sol, un helado, un árbol, un gato, una tele, una nube, un tambor, un móvil …

48.- Palabras encadenadas. Una persona dice una palabra y la siguiente tiene que decir una nueva palabra que empiece por la última sílaba de la anterior. Por ej, cama, masa, sapo, polilla, llano, nómada, dado, domingo, … Si queremos hacerlo más sencillo, en lugar de jugar con la última sílaba, podemos jugar con la última letra de cada palabra: cama, ancho, ostras, ser, ratón, nata, avellana, atril, lazo … Podemos jugar pasándonos la pelota sin un orden establecido y tendremos que prestar más atención.

49.- Discriminación olfativa. Podemos presentar primero los distintos olores o bien directamente pedir a las personas que cierren los ojos y que huelan y comenten qué creen que es cada cosa, qué les sugiere, que les recuerda. Menos olores, más fácil y más y parecidos, más complicado. Sugerencias: café, té, chocolate, cacao, manzanilla, naranja, mandarina, melón, limón, melocotón, romero, tomillo, laurel, clavo, albahaca, menta, anís, vainilla, canela, hierba, tierra, alcanfor, colonia, ajo, cebolla, vinagre, aceite, …

50.- ¿De qué color es …? la sangre, el cielo, la hierba, la tierra, el limón, la mandarina, la leche, la remolacha, … Podemos complicarlo diciendo cosas que pueden tener más de un color como el azúcar, el chocolate, una rosa, las aceitunas, el mar o el arco-iris o preguntando cómo es por fuera y por dentro: la sandía, el melón, el aguacate … Y más difícil aún, decir los colores sin leer la palabra (que corresponde a un color diferente) y que podéis encontrar aquí. Por supuesto, también podemos pararnos a charlar sobre colores como el granate, beis, malva, aguamarina, salmón, ocre, magenta, granate …

51.- Balón-papelera. Consiste en encestar en una papelera o una caja una pelota. Se puede complicar poniendo la papelera en el suelo, encima de un taburete, de una mesa, en un alto o teniendo que encestar con la mano no dominante, o mientras saltamos a la pata coja o que la pelota dé uno o dos botes antes de entrar o lanzando de espaldas …

52.- Reto de palabras. Diversos retos para buscar un montón de palabras que cumplan unos requisitos determinados: acaban en -ca (vaca, saca, laca, hamaca, resaca …), contienen -ma- (remata, romana, camada, remado, mamado …), empiezan por sa- (sábado, salsa, samurái, saber, sabroso …)

53.- Desayunos o meriendas saludables con avena. Una deliciosa opción fácil de preparar en frío o caliente, con fruta fresca y frutos secos.

54.- Contar chistes. Se pueden contar chistes conocidos y aprender otros nuevos, contarlos e incluso, dramatizarlos. Os copio un par de ellos: “¿Por qué las focas del circo miran siempre hacia arriba? Porque es donde están los focos”; “¡Estás obsesionado con la comida! No sé a qué te refieres croquetamente”. Aquí va un enlace a una selección. Buscando “chistes” en Internet podéis encontrar muchos más.

55.- De la A a la Z o el abecedario temático. Se tienen que ir diciendo palabras de la categoría que elijamos con todas las letras del abecedario o quitando alguna de las difíciles. Se puede hacer pasando una pelota. Si se pasa sin orden a quien se quiera, exige más atención. Sugerencias de categorías: animales, frutas, nombres de personas, ciudades o países, personajes famosos …

56.- ¿Qué hay en …? Nombrar, por asociación, objetos que haya en el salón, en el baño, la cocina, la terraza, las habitaciones, el lavadero, el jardín, la calle, un cole, un parque …

57.- Colorear con la mano no dominante para activar la mente. Aquí tenéis montones de dibujos para descargar. Si no podéis imprimirlos, podéis colorear por encima alguna foto o viñeta en blanco y negro de algún periódico que tengáis por casa.

58.- Leer y comentar una noticia de un periódico o una revista. Buscar un artículo que pueda resultar interesante, leerlo en voz alta y charlar sobre ello. Para facilitar la conversación se pueden hacer preguntas del tipo: “¿quién protagoniza la noticia?”, “qué ha pasado y cómo?”, “¿dónde ocurrió?”, “¿cuándo sucedió?” “¿por qué?”, “¿podría haber sucedido de otro modo?”, “¿qué sensaciones te produce y qué recuerdos te trae?” …

59.- Palabras ocultas. ¿Qué palabras contiene la palabra “camioneta”? Usando las letras de la palabra, formar todas las palabras que se nos ocurran: té, neta, camión, cata, cama, toca, cano, meta, tema, teman, timo, time, timen, toma, mato, canto, cita, coma … ¡Cuantas más larga sea la palabra más fácil!

60.- Ni sí, ni no. Se hacen preguntas y las personas participantes no pueden contestar sí o no. Ejemplos de preguntas y respuestas: “¿Te gusta viajar?”. “Mucho”. “¿Y te gusta ir a destinos lejanos?”. “Bastante”. “¿Sitios como la India?” “Justo, como la India”. Es más difícil de lo que parece porque enseguida te sale contestar sí o no, así que toca contenerse y pensar antes de responder.

61.- Crema en las manos y/o los pies. Lo primerísimo, tiene que apetecerle a la persona. Podemos crear un ambiente agradable y tenemos que tener en cuenta que vamos a extender una crema para aumentar el bienestar de la persona, no para curar ninguna dolencia porque no somos profesionales. Podemos poner música suave y una luz tenue. Cogemos una crema hidratante o un aceite con un olor agradable, del gusto de la persona y primero, nos calentamos las manos y calentamos la crema. Empezamos a frotar suavemente la crema por una de las manos o los pies repitiendo lo que le gusta. Podemos hacer movimientos circulares, pequeños toques de presión con toda la palma de la mano o con la punta de los dedos, formar una especie de anillo con nuestro pulgar e índice para pasar muy bien la crema por todos los dedos … todo ello con mucho cuidado y cariño.

62.- Calendario. Esta es una actividad muy importante para hacer cada día. Seguro que en casa tenemos un calendario grande con una hoja por mes donde apuntamos citas médicas y fechas importantes. Si no, podemos hacerla. Empezamos recordando en qué año, mes y día estamos, en qué estación, qué tiempo hace (y podemos dibujarlo en el calendario, si queremos), si sentimos frío o calor, qué ropa es conveniente ponernos … Podemos mirar el santoral y preguntarnos si conocemos a alguien con esos nombres y si nos apetece felicitarl@s, si es alguna fiesta importante. Y ya puest@s, podemos recordar también dónde estamos, en qué calle, pueblo o ciudad, provincia, país.

63.- Calcular el valor de las monedas. Abro la mano con unas monedas dentro de ella, la dejo así unos segundos para que las personas participantes las vean y la vuelvo a cerrar. ¿Cuánto dinero hay en total?

64.- Fútbol-silla. Consiste en marcar gol entre las patas de una silla. Para complicarlo podemos ponernos a diferentes distancias y ángulos de tiro, utilizar distintos tipos de pelotas, más grandes o pequeñas, lanzar con el pie no dominante …

65.- Componer pareados. Podemos pensar primero un tema sobre el que versen nuestros pareados. Por ejemplo, los animales. Y a partir de ahí buscar palabras que rimen con las palabras que hayamos escogido. Por ej, mariposa con rosa, rana con Ana, araña con caña, … Y luego a crear: Una linda mariposa/se posó en una rosa; Mi amiga Ana/salta como una rana; Una pequeña araña/navega en mi caña

La calidad literaria aumenta con la práctica.

66.- Una verdad y una mentira. Decimos una verdad y una mentira sobre algún personaje, objeto, animal, ciudad … y hay que acertar qué es falso qué es cierto. “Vigo es una ciudad de la provincia de Lugo y tiene unas playas preciosas.” Si queréis complicarlo, podéis confeccionar un relato con muchas mentiras que hay que ir descubriendo. Se puede leer un relato y luego el mismo cambiando cosas que habrá que reconocer.

67.- Trabalenguas. Decimos los trabalenguas que sabemos y aprendemos otros nuevos. Por ej: “Pablito clavó un clavito. ¿Qué clavito clavó Pablito?”, “Tres tristes tigres triscaban trigo, tres tristes tigres en un trigal. ¿Qué tigre triscaba más? Los tres triscaban igual”. “Me han dicho que has dicho un dicho, un dicho que he dicho yo. Ese dicho que te han dicho que yo he dicho, no lo he dicho. Y si yo lo hubiera dicho, estaría muy bien dicho, por haberlo dicho yo”. Podéis probar a escribirlos también, tanto a mano como con un teclado. Aquí, una selección.

68.- Adivinar canciones. Podemos turnarnos para tararear o cantar un trocito y que el resto de participantes las adivinen o poner un fragmento y adivinar entre tod@s. Aquí, un enlace a algunas. Y aquí, a algunas más. Y más. En todo caso, es mejor buscar directamente canciones que sabemos que les gusta recordar y les alegran. Podemos cantarlas enteras, bailarlas, comentar lo que sienten al escucharlas, qué recuerdos les traen …

69.- ¿Por dónde se va a …? Utilizar un plano de la zona donde se vive para preguntar cómo podemos ir de un sitio a otro, de más cerca a más lejos.

70.- Juego de memoria con pinzas de colores. Se trata de colocar las pinzas de una determinada manera, mostrarlas y taparlas. Las personas participantes tienen que repetir de memoria el diseño con los colores adecuados. Para hacerlo más fácil, se puede copiar el modelo sin tapar, viéndolo.

71.- Caja sensorial. Consiste en llenar una caja de plástico o una bandeja de asar, por ej, con arena, sémola, arroz o legumbres y pastas y esconder en medio objetos pequeños que hay que encontrar y adivinar al tacto. Ideas para esconder: un dedal, un botón, una canica, una cucharilla, una nuez, una piña pequeñita, un palo, una piedra, una concha, una carta …

72.- Semejanzas y diferencias. ¿En qué se parecen una naranja y un plátano (frutas), una foca y una ardilla (animales), el azul y el verde (colores), …? ¿En qué se diferencian un pez y una rana (la rana es un anfibio y puede vivir fuera del agua), la radio y la tele (en la tele podemos ver imágenes), un gato y un gato montés (el gato montés es un animal salvaje) …

73.- Aprender una canción significativa. En nuestro caso, por ejemplo “Xuntos” de Juan Pardo. Aquí el enlace a la letra y música.

74.- Viajar al pasado. Coger una guía de viajes y ojearla hablando de lo que aparece en ella, si hemos estado allí, que hemos visto, qué nos gustaría visitar si volviéramos, cuál es nuestro mejor recuerdo de ese viaje, anécdotas, comidas, personas que conocimos …

75.- Salchichón de chocolate. ¡Un día es un día!, ¿o no? Necesitamos 200 g de galletas, 100 g de mantequilla, 250 g de chocolate negro para fundir, 1 cucharadita de esencia de vainilla, ralladura de naranja y 100 g de frutos secos. Derretimos el chocolate con la mantequilla y mezclamos con las galletas troceadas, la vainilla, la ralladura de naranja y los frutos secos picadas. Mezclamos y le damos forma de salchichón. Lo envolvemos en papel de aluminio y a la nevera 3 horas o al congelador menos tiempo. Se sirve en trozos a modo de salchichón. Es un postre típico italiano ideal para preparar y comer intergeneracionalmente porque gusta a tod@s. Si no queremos usar la cocina para derretir el chocolate, podemos sustituirlo por cacao en polvo amargo y azúcar.

76.- Manos sobre manos. Consiste en que una persona pone una de sus manos sobre la mesa y quienes participan van colocando la suya sobre su mano a partir de la persona que está a su derecha. Al acabar de colocar tod@s una mano, colocan la otra siguiendo el mismo orden hasta formar una montaña de manos. Luego, hay que ir sacándolas también en orden sin desmontar la montaña y volver a colocarlas encima de todo. Es un juego muy divertido en el que siempre acabas riendo.

77.- Dibujar palabras en el aire. Una persona dibuja una palabra en el aire con un dedo y quien acierta, dibuja a su vez.

78.- Frío-frío, caliente-caliente. Se esconde un objeto o un regalito o una golosina y la manera de encontrarlo es que la persona que lo escondió te vaya guiando, diciéndote: “congelado, frío, templadito, caliente, que te quemas …”

79.- Cálculo con dados. Con un conjunto de dados, podemos realizar muchas operaciones simples o combinadas: sumar varios números o sumar unos y restarle otros o multiplicarlos y hasta dividir después de haber alcanzado una cifra alta. Si no tenemos dados, podemos utilizar cartas de la baraja o dibujar y recortar unos números del 0 al 10 y unos signos de operaciones matemáticas.

80.- Sinónimos y antónimos. Tenemos que buscar sinónimos (palabras que significan lo mismo) o antónimos (palabras que significan lo contrario) de unas palabras dadas. Por ej, amar es sinónimo de querer y antónimo de odiar. Alegre es lo mismo que contento y lo contrario es triste. Aquí encontraréis varios ejemplos para jugar. Y aquí un diccionario de sinónimos y antónimos.

81.- Cinquillo. Un juego de cartas sencillo. Consiste en ir completando los palos de la baraja desde el as hasta el rey. Gana quien acaba antes sus cartas.

82.- Ver algún reportaje antiguo del pueblo o ciudad donde se vive, despertar recuerdos y comentar qué ha cambiado, qué se conserva, tradiciones de la época …

Para las personas de Vigo, éste es un buen recurso. Buscando en Internet encontraréis de cualquier sitio.

83.- Proyectos de futuro. Charlar sobre los gustos y aficiones personales pasados y presentes y sobre qué deseos y planes se tienen para el futuro y qué pasos se van a dar para conseguirlos. Una idea es apuntarlos, ponerles fecha y revisarlos periódicamente para ver cómo va su consecución o si queremos hacer cambios porque ha variado nuestra situación y preferencias.

84.- 1, 2, 1, 3, 3. El juego consiste en que a cada número le asignamos una acción. Cuando digamos el número, hay que realizar la acción al momento sin equivocarse. Podemos empezar con dos o tres. Por ej: cuando se dice el 1 hay que rascarse la nariz; cuando se dice el 2 damos una palmada; cuando se dice el tres taconeamos en el suelo. La persona que dirige el juego va diciendo al principio despacito cada número en el orden que quiera y repitiendo números y luego lo va haciendo cada vez más deprisa e introduciendo nuevos números y gestos.

85.- Adivina qué hay en la bolsa. Dentro de una bolsa de tela metemos distintos objetos y hay que ir adivinándolos al tacto.

86.- Veo-veo. “Veo-veo”, “¿Qué ves?”, “Una cosita”, “¿Y qué cosita es?” “De color …” Y ahí hay que empezar a decir cosas que tengamos a la vista de ese color hasta acertar. Quien acierta gana el turno para continuar con el juego. Otra versión del juego es: “Veo-veo”, “¿Qué ves?”, “Una cosita”, “¿Y qué cosita es?” “Empieza por la …” y toca decir cosas que estén a la vista de tod@s con la letra que se haya elegido.

87.- Escribir una carta o una postal. Podemos pensar en alguien que está lejos y sugerir escribirle una postal o una carta. A cualquier persona que hoy en día le llegue una carta manuscrita se sentirá emocionada. Si al remitente le cuesta escribir, puede ir diciéndonos qué poner y lo hacemos en su lugar. También puede ser una buena forma de trabajar reminiscencias y recordar cuántas notitas, postales y cartas con diferentes estilos y temáticas hemos escrito a lo largo de la vida.

88.- Pinchos de frutas. En un palo largo de madera pinchamos trozos de frutas al gusto previamente lavadas, peladas y cortadas: kiwi, fresa, plátano, manzana, pera, naranja, uvas … Así resulta una deliciosa, sana y colorida merienda. Para golos@s se puede añadir algo de chocolate fundido sobre las frutas.

89.- Los chinos. Cada participante tiene tres piedras (chinas) o monedas, canicas, garbanzos … A la de tres, tod@s deben poner su puño cerrado sobre la mesa con ninguna, una, dos o tres piedras. Por turnos, hay que intentar adivinar el número de piedras que hay entre todas las manos y no vale repetir número.

90.- Pintar mandalas. Colorear dibujos concéntricos que favorecen la concentración y la creatividad. Para expert@s, se puede probar a pintarlos con la mano no dominante e incluso, dibujar sus propios mandalas.

91.- Plantar. La actividad consiste en plantar o trasplantar alguna planta o esqueje en una maceta nueva, haciendo el trabajo con las manos. También podemos decorar la maceta y, por supuesto, regar nuestra planta cuando lo necesite y proporcionarle los cuidados necesarios. Si tenemos un poto, por ejemplo, podemos poner esquejes en agua (cambiando el agua a diario) hasta que le salgan raíces y plantarlos para regalar a familiares, vecin@s y amig@s.

92.- Juego de las cualidades. Buscar cualidades que empiecen por las iniciales del nombre de las personas participantes y escribirlas al lado. Se puede hacer en una cartulina y colorear el nombre y las cualidades y hacer un marco pegando pastas y pintándolas para decorar. Por ejemplo, Alicia: avispada, locuaz, inteligente, constante, inspiradora y amable.

93.- Cambio de decoración. Se trata de cambiar de sitio objetos en una habitación y hay que apuntar o decir los cambios. Se puede aprovechar la actividad y preguntar otro día qué objetos se habían cambiado de sitio.

94.- ¿Para qué sirve …? Se trata de buscar usos imaginarios para cualquier objeto. Por ej. un paraguas puede servir como bastón, como escudo, como peonza, como compañer@ de baile, como espada, para salir volando, como sombrero, como pendiente …

95.- Aprender un poema y recitarlo. Tal vez ya sepamos algunos, pero para estimular la memoria podemos aprender otros nuevos. Aquí, algunos.

96.- Jugar a todo tipo de juegos de mesa: oca, parchís, tres y cuatro en raya, solitarios y juegos de cartas, dominó, damas, ajedrez … Muchos de ellos se pueden descargar de Internet e incluso, jugar online con otras personas.

97.- Onomatopeyas. Podemos jugar a imitar un sonido y que las demás personas acierten de qué se trata o bien, pedir que imiten un sonido con la boca. Sugerencias: puerta que cruje, grito de dolor, animales variados, timbre, fantasma, palmas, lluvia, teléfono, tormenta, tambor, reloj, disparo, asco, beso, risa, bocina, estornudo, caída, llamada a la puerta, llanto, instrumentos diversos, viento …

98.- Aprender a hacer algún pasatiempo de los que vienen en periódicos o revistas: sopas de letras, sudokus, crucigramas, jeroglíficos, cruzadas, buscar la salida del laberinto, encontrar las diferencias, unir números, copiar un dibujo en una cuadrícula …

99.- Números con condición. Hay que decir números que cumplan una serie de condiciones que impondremos. Por ej. números que sumen 10, que no terminen en 3, que estén entre 24 y 35, que no sean múltiplos de 5… Para complicarlo, podemos poner más de una condición: múltiplos de 2 entre 11 y 27.

100.- Tarro de actividades molonas. En un bote que podemos decorar pintando o pegando papeles con cola (pasamos también una capa por encima del papel), guardamos y escribimos las actividades que más nos gustan en papel o palos de helados. Los días que nos apetezca disfrutar de una actividad sorpresa o no sabemos a qué jugar recurrimos a este tarro.

¡Por favor, si tenéis máis sugerencias, escribidlas para tod@s en los comentarios! Y si creéis que puede resultar útil a otras personas, compartidlo en redes. ¡Gracias!

*Ideas “Mentes Activas” son sugerencias de actividades sencillas para compartir. Las hago en mis talleres “Curiosea” y “Recrea tu mente” para peques y “Entrena tu mente” para adultos. Todo ello, dentro del Programa “Mentes Activas”, un proyecto socio-educativo para mantener tu cerebro en forma a cualquier edad por medio de actividades divertidas y juegos de habilidad, atención, memoria, estrategia y creatividad.

Se pueden replicar fácilmente en casa y hacer de ellas una actividad intergeneracional donde tod@s disfrutan y aprenden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba