Serpientes y escaleras es un juego muy básico con muy pocas normas y sencillas, que se puede jugar desde muy pequeños y facilita a las personas mayores introducirse en los juegos de mesa para cogerles gusto y sentirse capaces de jugar. Favorece la atención.

Muy interesante lo que pone la Wikipedia respecto al origen indio del juego.

Necesitamos el tablero, una ficha para cada jugador de color diferente y un dado. Pueden jugar dos o más personas.

Avanzamos desde el número 1 por el tablero numerado en el que aparecen, como el nombre del juego indica, serpientes y escaleras (en algunas versiones, pueden aparecer toboganes y escaleras). El objetivo es llegar primer@ a la casilla final. Tiramos el dado, movemos el número de casillas que haya salido y si caemos en la parte de abajo de una escalera, subimos por ella avanzando hasta la casilla donde acaba; si caemos en la cabeza de una serpiente, resbalamos hasta la cola, retrocediendo puestos en función del largo de la serpiente. Si nos sale un seis movemos la ficha seis casillas y repetimos la tirada; si nos sale otro, ídem; si sacamos un tercer seis, nos vamos a la casilla de salida.

Hay versiones online como ésta. Resulta un poco aburrida porque lo único que tenemos que hacer es lanzar el dado.

En nuestros talleres siempre estamos “dándole al coco”, así que solemos jugar una partida con las reglas reales y luego añadimos nuevas, como el “número maldito”. Elegimos un número que funciona como el seis, por ejemplo, el cinco, pero descontando casillas y si te sale tres veces te lleva al final y ganas el juego. Otras veces, pactamos al inicio del juego que “si te salen pares, avanzas e impares, retrocedes” o que “si caes en la cola de una serpiente, te lleva a la cola de la siguiente” o “con el uno retrocedes: con el dos, tiras otra vez el dado, multiplicas y avanzas; con el tres, te vas a la casilla de salida; con el 4 te quedas un turno sin jugar; el cinco, número maldito y con el seis como en el juego real”. También se puede jugar a llegar a la casilla final y volver marcha atrás a la casilla de salida (esto lo hacemos mucho en la oca). O jugar con más de un dado o con varias fichas a la vez que tienen que llegar todas al final para ganar. Como veis, se puede convertir, de un sencillo juego de atención, en un juego donde se estimulan la memoria y la creatividad.

¿Jugáis a este juego en el cole o en familia? ¿Se os ocurren otras normas para jugar?

*Con una de las personas mayores de los talleres no podíamos jugar a este juego porque no soporta las serpientes. Será cuestión de buscar el tablero con toboganes y escaleras.

 

Taller intergeneracional: divirtiéndonos juntos mayores y peques con el juego gigante de «serpientes y escaleras»

 

Jugando en el taller de mayores con nuestras propias reglas.

 

Jugando con un peque en el taller «Curiosea»

 

Y jugando con ranas invitadas de otro juego. ¡Todo es posible!

 

*Ideas “Mentes Activas” son sugerencias de actividades sencillas para compartir. Las hago en mis talleres “Curiosea” y “Recrea tu mente” para peques y “Entrena tu mente” para adultos. Todo ello, dentro del Programa “Mentes Activas”, un proyecto socio-educativo para mantener tu cerebro en forma a cualquier edad por medio de actividades divertidas y juegos de habilidad, atención, memoria, estrategia y creatividad. Se pueden replicar fácilmente en casa y hacer de ellas una actividad intergeneracional donde tod@s disfrutan y aprenden.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *