Tras varios meses sin publicar por “problemillas visuales”, vuelven las Ideas “Mentes Activas”

Como ya sabéis, en vacaciones me gusta organizar con las personas pequeñas y mayores de mis talleres alguna actividad intergeneracional. Aquí os cuento la última.

Esta vez éramos 9 personas: cuatro peques, cuatro mayores y yo, entre los 5 y medio y los 83 años. Un buen número para una buena interacción. La duración de la actividad fue hora y media.

Empezamos con un juego para conocernos, pasándonos una pelota gigante de pilates con los pies y diciendo nuestro nombre. Tras varios pases, probamos a ver si nos los sabíamos todos. ¡Objetivo conseguido!

Seguimos con un poco de calentamiento y unos estiramientos: miramos arriba, miramos abajo, a la derecha, a la izquierda; hombros hasta las orejas y hacia abajo, rotación hacia adelante y hacia atrás; brazos en cruz y a lo largo del cuerpo; brazos adelante a la altura de los hombros y hacia atrás; rotación de antebrazos hacia fuera y hacia dentro; lo mismo con las muñecas; juegos con los dedos de las manos; rotación de cadera a un lado y al contrario; marcha; mini-sentadillas; piernas arriba hacia adelante y flexión de piernas hacia atrás, acabando con puntillas y talones.

Tras esto y aún de pie, un juego de memoria: al decir uno había que tocar las palmas; con el dos, taconeo en el suelo y con el tres, tocarse la nariz. ¡Muy divertido! 3, 3, 1, 2, 3, 1, 1, 2 … Lo hacemos mejor cuando vamos despacio y nos confundimos y reímos al acelerar … ¡Paramos y nos concentramos y ya sale bien rápido!

Después de romper el hielo y cansarnos un poquito, nos sentamos a jugar a juegos más tranquilos. El primero, adivinar por el tacto qué animales había dentro de una bolsa de tela. ¿Qué será, qué será? Hipopótamos que son vacas, ejem, ejem … y muchos aciertos.

A continuación, jugamos al mikado gigante. Que si has movido los palos, que si no, que si me cojo uno de más …

Después, un bingo de imágenes por parejas mayor-peque. ¡Un lujo poder disfrutar al verlos! Aquí es donde se ve el entendimiento y complicidad que se genera y la ayuda mutua.

Y, por último, una partida de oca y merendola: filloas y pan de jamón y queso caseros y fruta.

Todo ello aderezado con muchas risas y las divertidas historias que l@s peques les cuentan a l@s mayores a quienes les encanta tirarles de la lengua para que sigan hablando.

Despedida, abrazos y besos y hasta la próxima. ¡Una tarde que guardaremos en el corazón!

De verdad que es una pasada poder sentir la alegría que se genera y cómo disfrutan juntos. ¡Superaconsejable hacer este tipo de talleres!

Aquí podéis ver otro de los talleres intergeneracionales que hicimos: http://www.entrefamilias.com/ideas-mentes-activas-6-taller-intergeneracional/

 

Toca, toca: ¿Qué animal será?

 

Mikado gigante ¡Les encantaaaa!

 

De oca a oca y tiro porque me toca.

 

Bingo de imágenes por parejas.

 

¡Ñam, ñam!

 

*Ideas “Mentes Activas” son sugerencias de actividades sencillas para compartir. Las hago en mis talleres “Curiosea” y “Recrea tu mente” para peques y “Entrena tu mente” para adultos. Todo ello, dentro del Programa “Mentes Activas”, un proyecto socio-educativo para mantener tu cerebro en forma a cualquier edad por medio de actividades divertidas y juegos de habilidad, atención, memoria, estrategia y creatividad.

Se pueden replicar fácilmente en casa y hacer de ellas una actividad intergeneracional donde tod@s disfrutan y aprenden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *